← Volver atrás


La Exposición al Sol: Preguntas de Mamá

Comparte este artículo:


Las actividades más divertidas usualmente toman lugar fuera de casa. La brisita en el pelo, el agradable calorcito que dan los rayos del sol al entrar en contacto con tu piel, nada lo supera. No es que no nos encanten los días de películas en casa, eso de poder relajarse, sin mover un dedo y disfrutar junto a tus niños tu película, bueno, su película favorita. Sin embargo, creemos que estarás de acuerdo con nosotros cuando decimos que nada mejor que estar al aire libre en familia, corriendo en el parque o bañándote en la playa. Pero, antes de correr a divertirte con tus niños, debajo aclaramos algunas dudas que podrías tener sobre la exposición al sol.

¿A qué edad puedo sacar a mi hijo al sol directo?

Es recomendado esperar hasta los 6 meses de edad ya que su piel es muy sensible para aplicarles protector solar y aún no han desarrollado su capacidad para segregar melanina, el pigmento que se encarga de proteger la piel. Por eso es recomendado empezar a exponerlos al sol a partir del sexto mes de vida, por tiempos cortos y, por supuesto, protegidos con crema solar y ropa que los cubra.

¿Cuál es la hora adecuada para que tome el sol?

Temprano en la mañana y en la tardecita. Aunque a muchos nos han dicho que solo se debe evitar el sol del mediodía, la verdad es que de las 10 a.m. a las 4 p.m. los niños deben estar fuera del sol directo, incluso en días nublados. Si no puedes tener al niño bajo techo, busca sombra bajo un árbol, carpa o sombrilla.

Cuando mi hijo tenga que exponerse al sol, ¿qué medidas debo tomar para protegerlo?

Sin importar el clima, los niños siempre necesitan protección frente al sol. Ten en cuenta:

  • 1 solo día en el sol puede provocar daños en la córnea, y a lo largo del tiempo puede causar condiciones más serias en la visión. Enséñale a tu niño que nunca se debe mirar directamente al sol y escojan juntos unas gafas 100%UV que les gusten para que sus ojos estén protegidos siempre que se exponga al sol.
  • Los niños nunca deben exponerse directamente al sol, por eso las camisetas, pantalones largos y las gorras son tus aliados ya que pueden bloquear hasta el 97% de los rayos UVB que recibe el niño. Si va a tener piel descubierta mientras toma el sol, que sea durante las horas seguras y asegúrate de aplicarle protector solar constantemente.

¿Importa el color de la piel?

Mientras más claro sea el color de la piel, menos melanina tiene para absorber los rayos UV y protegerse, sin embargo tanto los niños de piel oscura como los piel clara necesitan protección contra los rayos UV porque cualquier bronceado o quemadura puede causar daño a la piel.

¿Qué debe tener una crema solar adecuada para niños?

Se recomienda que todos los niños, independientemente del tono de su piel, usen protector solar con un FPS de 30 o más y, si estarán en el agua o cerca de ella, que sea resistente al agua. Elige una crema solar hipo-alergénica creada para niños, que haya sido probada bajo control pediátrico y dermatológico, sin colorantes ni perfumes y si el niño o niña tiene la piel muy sensible, consulta con su dermatólogo o pediatra. ¡No olvides revisar siempre la fecha de vencimiento del producto! Su eficacia disminuye a medida que pasa el tiempo.

¿Qué pasa si le aplico un protector solar para adultos?

Los productos dermatológicos para niños son creados especialmente para la sensibilidad de su piel, pero en caso de necesidad, es mejor que utilicen un protector de adultos a no protegerlos en absoluto.

¿Puedo dejar que se broncee un poco?

No existe algo como un bronceado saludable. El cambio de color en la piel se da cuando las células se defienden contra el daño de la radiación ultravioleta, y cualquier exposición de la misma tiene el potencial de causar daño a la piel. Aunque se haya vuelto algo común, no recomendamos broncear la piel de tu niño.

¿Tiene que usar protector solar aún si está nublado?

Aunque algunos tipos de nubes pueden reducir parcialmente la cantidad de radiación UV que llega a la superficie, otros tipos de nubes pueden reflejar esa radiación y aumentar la exposición a los rayos UV en el suelo. ¿Cómo? Los mismos rebotan en superficies como el agua, la arena, el pavimento e incluso el césped, así que asegúrate de tomar medidas de protección sin importar el aspecto del cielo.

Esperamos que este artículo haya sido de tu agrado y que te permita tener unos ratos divertidos y seguros en familia. Si tienes alguna duda o pregunta puedes escribirnos a través de nuestras redes sociales. En Facebook e Instagram, @galletasdino

¡Gracias por visitarnos!

← Volver atrás