← Volver atrás


Apertura de los preescolares.

Comparte este artículo:


Son muchos los aportes de padres con hijos en edad pre escolar, que se sienten impotentes ante la forma inflexible en que se ha expresado el ministerio de educación de nuestro país, en referencia a la vuelta al campus de estos niños.

En esta etapa de vida que va hasta los 6 años, el aprendizaje se caracteriza por ser muy concreto. Se hace necesario el tocar, oler, correr, moverse, ver, conectar y aprender; así se desarrollan las habilidades básicamente motoras tanto fina como gruesa, que les preparan   para iniciar el aprendizaje formal más adelante. Es por esta razón que la enseñanza a nivel preescolar de forma virtual no funciona de la misma manera que lo hace en niños de tercero de básica en adelante. La expectativa en cuanto al desarrollo de las áreas cognitivas y básicas es muy baja para estas edades en este año escolar incierto. El temor a los retrasos, las lagunas, etc. son de gran preocupación para muchas familias.

Todos los ámbitos familiares están afectados por la pandemia, pero el más afectado es el de nuestros niños, que han tenido que sufrir la condena del encierro desde hace casi 7 meses desde que nos quedamos en casa para evitar contagios. Estamos conscientes de que las escuelas formales no están listas para una enseñanza de tipo presencial. sin embargo,  es muy importante que el ministerio de educación individualice los casos en el área pre escolar. Hay pre escolares con un espacio físico extraordinario que permitiría dividir los grupos de asistencia en al menos dos días por semana, recibiendo sus actividades al aire libre, y cumpliendo todas las normas de distanciamiento necesarias. Darle a los padres la oportunidad de elegir qué hacer en este sentido es muy importante. Cualquier decisión es buena en función de la necesidad de cada familia, que vayan presencialmente o que no vayan y punto.

Hay propuestas muy buenas: dividir en dos días de clases los grupos, (ej.. lunes y miércoles van nido y maternal, los martes y jueves van kínder y pre primario) trabajos al aire libre; una de las ventajas de ser isleños en el caribe es la facilidad de poder estar fuera en pleno otoño y en el inexistente invierno. Tomando las prevenciones necesarias como mesitas individuales, carpas que resguarden de la lluvia, horarios más cortos.. etc. nuestros niños lo aprovecharían en grande y los padres lo agradecerían mucho.

En caso de que no se flexibilice la medida tomada por la secretaría, aún se pueden hacer algunas actividades preparadas y apoyadas por los padres: ponerse de acuerdo entre ellos y hacer algunas burbujas de trabajo: 3 niños se reunirán 3 veces por semana en casa de uno de ellos y una maestra del pre escolar que ya está pago, o un tutor privado, irían a trabajar con esos tres niños a la casa voluntaria.

Ejemplo: en el mismo vecindario viven tres amiguitos bien cerca: Pedro, María y Juan. La casa de Pedro, tiene un área de terraza amplia, donde se pueden distribuir tres mesas de trabajo; hay un área para jugar y correr y la madre de este la ofrece para hacer una burbuja en su casa.  Las tres familias contratan a un tutor  para que los niños realicen las actividades que necesitan para prepararse adecuadamente para el siguiente año escolar (especialmente los que van al primer grado) o se pueden poner de acuerdo con los directivos del pre escolar ya pagado al que se suponía asistirían sus hijos para que envíen sus maestros o asistentes.

En caso de que esto sea imposible por diferentes razones, aún contamos con sacar el tiempo y trabajar el programa correspondiente con sus hijos de acuerdo a la edad por lo menos dos días a la semana y ayudarles así a avanzar un poco dentro de lo que deben estar aprendiendo; algunas actividades podrían ser:

  • Leer un cuento y dibujar sobre lo que más les gustó y luego pedirles que expliquen su dibujo
  • Cortar imágenes y pegar dentro de un círculo (desarrollo de la motora fina)
  • Colorear dentro de algunas figuras geométricas básicas (cuidando el no salirse para el desarrollo de la motora fina)
  • Llenar vejigas de arena o de harina (Desarrollo motor grueso y fino)
  • Caminar sobre una línea recta (desarrollo motor grueso)
  • Caminar entre obstáculos (grueso)
  • Conocer 3 números básicos y nombrarlos, dibujarlos, copiarlos, cortarlos y pegar, aparear cada número con su nombre.
  • Lo mismo con 3 letras e ir aumentando la cantidad de letras en la medida que vayan aprendiéndolas.
  • Actividades para ir conociendo los colores. Comenzamos con el rojo, le mostramos el color, deben buscar en casa objetos de ese color, pintarlo, nombrarlo, etc. y así sucesivamente.

Contamos con el beneficio de la tecnología para improvisar actividades; se que muchos padres dirán que no cuentan con el tiempo y muchas veces con la paciencia para realizar esto. Lo se. Es difícil; convertirnos en maestros de nuestros propios hijos no es lo esperado, ni siquiera estamos preparados para ejecutar esta función.

Sin embargo, tenemos que adaptarnos al tiempo que estamos viviendo, sacrificarnos un poco recordando siempre que –esto va a pasar- y nos veremos recompensados, con niños más tranquilos, concentrados, enfocados y hasta cansados, luego de las actividades que les proponemos hacer a falta de recursos para optar por las opciones planteadas en líneas anteriores.

No perdamos la fe, este es el momento crucial de adaptarnos y volvernos a adaptar. Dios por delante, pronto todo esto quedará en el pasado, mientras hagamos limonada con los limones del patio.

Lic. Regina E. Pérez de González.

Psicóloga Clínica Infanto-juvenil.

← Volver atrás