← Volver atrás


Volver a la rutina después de las vacaciones.

Comparte este artículo:


Como padres, debemos ir preparándonos durante estos días, un buen momento para ir armando las rutinas de los peques. Definir las horas de acostarse, de levantarse, el desayuno en casa, y el momento de conectarse a las clases virtuales. 

Aprovechemos este tiempo para hacerles ver a los niñxs que este es un nuevo comienzo, aunque estén viviendo en otra modalidad. Qué tal si aprovechan para decorar el espacio donde van a tomar las clases? Pueden armar una pizarra con las actividades, el horario y decorarlo como más les guste. Otra idea es tener un espacio cercano donde colocar todos los materiales que vaya a necesitar, de esta manera evitamos distracciones o que se tengan que levantar a buscarlo. 

Mantener una actitud positiva ante el docente y los niños al momento del aprendizaje es muy importante, esto permite que tus hijos adquieran mayor motivación y confianza al cumplir con sus clases virtuales. Si ves que alguna tarea es algo complicada o no se entiende, no dudes en contactar a sus maestros, ya que les pueden ser muy útiles al momento de aclarar esas dudas, y aquí es donde la comunicación con los maestros toma un papel importante no solo para resolver asignaciones no tan claras, pueden aprovechar para conversar sobre el desempeño de tu hijo a medida vayan pasando las semanas con esta nueva modalidad. 

Otra forma de practicar, es armando una pequeña simulación de clases. Así, papás pueden ver cómo se adaptan y se comportan ante este cambio. Es importante también, que le muestres a tu peque lo importante de entregar sus asignaciones a tiempo, cumplir con las fechas de entrega de sus tareas lo ayuda a ser mucho más responsable. Una buena idea puede ser armar un calendario de entregas semanales, donde vaya anotando y tachando las tareas o asignaciones que los profesores le coloquen cada día. Pueden agregarle colores o diferenciar las materias como más le guste.

También es recomendable, que durante las clases o el horario educativo. Se mantenga unos minutos de descanso o pausa donde los chicos puedan reponer energías tomando bastante líquidos, frutas frescas, o algún cereal para continuar con sus asignaciones y pueda tener mayor rendimiento, sin dejar de lado que deben de dormir las 8 horas correspondientes. 

Bien sabemos que este es un gran reto para todos los involucrados, con el deseo de que todas logremos cumplir la meta, cada uno deberá poner de su parte. Comenzar a desarrollar una comunicación de confianza con los peques, apoyarlos en el proceso y respetando su ritmo de aprendizaje.

Como mencionamos anteriormente, el tiempo de desconexión también es importante, un tiempo de soltar los aparatos electrónicos para compartir en familia, jugar, hacer ejercicio. Lo importante es que sean actividades juntos.

← Volver atrás