← Volver atrás


Prevención del abuso sexual en los niños.

Comparte este artículo:


Este es un tema inquietante para todos los padres. Muchas dudas surgen al no saber cómo asegurarse de enseñar a los niños el concepto de cuidado, alerta y sobre todo como protegerse de esta amenaza.

Abuso o agresión sexual infantil se define como: “forma de maltrato al menor; incluye amplio espectro de acciones entre un niño y un adulto, o con niños mayores. Con frecuencia, aunque no siempre, implica un contacto físico, exhibir sus órganos genitales ante un niño, presionar a un niño para tener relaciones sexuales, utilizar niños en pornografía es abuso por igual.” En nuestro país está establecido que si un menor de edad le lleva 5 años a otro menor de edad y tiene algún tipo de acercamiento sexual es en contra de la ley y se considerado abuso.

Abuso también es mostrar al niño pornografía, exhibición del cuerpo desnudo, tocar el cuerpo del menor o hacer que este toque el cuerpo del que lo abusa y llegar al coito.

Las bases de seguridad a este respecto lo establece la familia. La prevención puede darse cuando  se habla de sexualidad con los hijos y se conoce el cuerpo. Cuando se transmite respeto por el mismo. Las conversaciones en cuanto a este tema se deben de hacer tomando en cuenta la edad o etapa en la que se encuentra, nombrando las partes íntimas con sus nombres reales y científicos: Vulva, Pene, Senos; mostrando respeto a sus partes íntimas, a su integridad física y emocional, lo que les ayuda a entender la importancia y el valor de sus cuerpos; Un niño golpeado constantemente, que no se le enseña a reconocer sus sentimientos, que no es validado y valorado, es un niño susceptible a confundir lo que es no, lo que es respeto y lo que es abuso. También es importante responder con franqueza las dudas que nos puedan expresar, explicarles que si alguien trata de tocar sus partes privadas debe decir No, correr y contarle a un adulto de confianza, aunque esa persona les haya amenazado con que le haría daño a él o a su familia si dice algo. Se pueden leer cuentos al respecto y comentar, hacer rol play de lo que puede pasar, compartir alguna noticia y sobre todo queridos padres, tener reglas claras en cuanto al diario ir y venir de los hijos: estar al pendiente de ellos, supervisar electrónicos, no dejarlos ir y venir solos a algún lugar por más cerca que estén y de acuerdo a su edad, revisarles, observarles, conversar con ellos etc. No permitir acceso o visita a lugares –virtuales o reales- que no estén de acuerdo a su edad y madurez.  Muchos niños abusados tienen en común estar solos con frecuencia, poca supervisión de adultos, exceso de confianza a la hora de que un tercero se quede al cuidado de estos, ser introvertidos, no tener claro lo que son sus partes íntimas  y pasar desapercibidos, entre otros factores.

En las conversaciones con los hijos, la idea central debe girar en torno a que nadie tiene derecho a hacer  u obligarlos a hacer o aceptar algo que los incomode, les provoque miedo o les haga daño; los padres en vez de regañar debemos validar cuando no quieren acercarse a un adulto demasiado, ni permitir besos o caricias y les debemos decirles que no tienen que aceptarlo si esto les incomoda. (No importa que sea el abuelo, tío, padrino, vecino o gran amigo de la familia) no, es no. 

Mucha gente ignora que el mayor porcentaje de abusos sexuales se cometen en la familia o en el entorno del niño; es por esta razón que la comunicación y relación de confianza con los hijos debe fomentarse desde el primer día. 

Cuando un niño se acerca a un adulto de confianza y dice haber sido abusado es muy importante:

  • Creer lo que el niño dice: no cuestionar ni dudar… en ese momento es mejor equivocarse protegiendo al niño y creyéndole que no hacer nada y arriesgarlo a volver a sufrir este abuso nuevamente.
  • No culpabilizarlo del hecho (tu provocaste, tu ropa era inadecuada, te dije que no salieras así… te quedaste solo, etc.)
  • Aceptar sus sentimientos
  • Evitar cuestionar por qué permitió el abuso
  • Mantener la calma
  • Animarlo a hablar sin presionarlo
  • Expresarle apoyo y afecto
  • Buscar ayuda legal y profesional

Es muy importante no regresar al niño al lugar donde ha estado siendo abusado, por ej. Si se trata de un padrastro, o alguien del entorno familiar,  es urgente buscar ayuda inmediata para el niño; si se trata del entorno escolar no enviarlo hasta que se tomen todas las medidas de lugar. 

Quien recibe la información por parte del niño no puede callarse bajo ninguna circunstancia. Es importante comunicarse con los padres y asegurarse que el niño sea protegido de inmediato siguiendo las directrices que establece el código de protección al menor de nuestro país.  Aquí contamos con la Línea Vida y podemos llamar 24/7 para solicitar ayuda e intervención de las autoridades de protección al menor en cualquier momento. 809 200-1202 ext. 212. Este número funciona igual para cuando somos testigos de cualquier tipo de abuso a un menor de edad en las calles. Es nuestro compromiso llamar, denunciar y solicitar ayuda para el menor en cuestión. 

He escuchado a muchas personas decir que no se quieren ver envueltos en un problema, que es posible que el niño esté mintiendo, que “ella tiene 13 años por lo que sabe que es malo y bueno y si lo permitió es porque le gusta.” Recordemos que en la ley ningún NNA puede consentir –es decir- aunque haya dicho que “si” igualmente la ley considera abuso a un menor de edad. Sepamos, que ninguno de estos pensamientos nos excusan de ser cómplices del abuso a un niño, niña o adolescente; tenemos el deber y obligación de reportar, proteger y resguardar a cualquier menor de edad en situación vulnerable.

Lic. Regina E. Pérez de González, MA

← Volver atrás