← Volver atrás


Beneficios emocionales del chocolate

Comparte este artículo:


Mucha gente se sorprende de que como especialista de la conducta y de las emociones, tenga a bien referirse a un producto alimenticio como si fuera una experta en nutrición; sin embargo, cuando hablamos del chocolate, una sensación de placer invade nuestro pensamiento, alma y cuerpo a todo dar; disfrutamos de una mordida o sorbo y disfrutamos del recuerdo de esa degustación hasta luego de algunos días; de ahí que para una psicóloga sea importante conocer los atributos del mismo. 

Parquer y Brotchie señalan en un estudio realizado del 2006, que El consumo de chocolate produce sensaciones de tranquilidad, sedación y felicidad debido a la producción de triptófano en el cerebro, relacionado con la serotonina -y con el placer-, por ese motivo aparece el deseo de consumirlo en momentos de sensación de angustia, tristeza o irritabilidad. 

Es común asociar el consumo de chocolate a situaciones relacionadas con los estados de ánimo porque las sustancias que lo componen producen efectos a nivel psicológico. 

En ocasiones, cuando veo niños que les cuesta levantarse porque alegan sentirse cansados o se duermen en clases, aparte de recomendar la visita al pediatra para exámenes físicos de rigor, me atrevo a sugerir a los padres un pedacito de chocolate o una taza del chocolate de su preferencia. Esto así porque está demostrado que el chocolate genera una mayor fluidez mental gracias a los carbohidratos que tras varios procesos hacen que se incremente la cantidad de oxígeno que llega al cerebro. 

También es el caso de aquellos padres que se acercan preocupados porque a veces ven a sus hijos pequeños decaídos o con muestras de baja energía. 

El resultado siempre ha sido positivo, es algo natural que los chicos disfrutan el máximo y con esto estamos complementando la terapia psicológica que se pueda estar aplicando de acuerdo al caso particular de cada uno. 

Algunas características beneficiosas del chocolate son:

  • Positiviza y refuerza el estado de ánimo. Porque estimula la actividad neuronal en las zonas del cerebro relacionadas con el placer y la recompensa debido a su constitución en aceites grasos como son el ácido palmítico y el ácido esteárico.
  • Algunas fuentes señalan que el chocolate podría prevenir el cáncer. Las evidencias de esto todavía son muy limitadas pero existen estudios que muestran que algunos de sus componentes cuando son consumidos por los seres humanos presentan menos probabilidades de desarrollar esta enfermedad que quienes no las consumen.
  • Disminuye el estrés y la presión arterial. Gracias a un estudio alemán descubrimos que el comer chocolate puede ayudarnos a disminuir la presión arterial, así el riesgo de enfermedad cardiovascular, y por tanto a reducir somáticamente el estrés. Es muy bueno resaltar en este punto la importancia de tomar conciencia de la frase “somos lo que comemos”. (Revista: La mente es maravillosa)
    Sirve como alimento para nuestro cerebro. El trabajo mental, al igual que el físico, consume una parte importante de los nutrientes que ingerimos, especialmente de la glucosa.

Disfrutemos del chocolate sin remordimientos en cantidades apropiadas para beneficio nuestro.

Lic. Regina E. Pérez de González
Psicóloga Clínica

¡Si te interesó este blog no te puedes perder nuestro contenido de Instagram! Para más información síguenos a @galletasdino

← Volver atrás